07 Ene 2022

De marionetas autómatas a tendencia en la ingeniería mecánica.

En los últimos años las empresas han apostado por las múltiples ventajas de implementar karakuris en sus procesos industriales.   

Pero en realidad ¿De dónde proviene el término karakuri? ¿Cuál es la historia que engloba esta peculiar palabra? y ¿Por qué ha sido relacionada con la ingeniería mecánica?

Dato importante:

Los karakuris reflejan múltiples características culturales de Japón, que nos permite admirar la tradición que hay en el amor a la tecnología y la robótica. 

Inicios

Entre el siglo XVIII y XIX, en el antiguo Japón, los karakuris adquirieron  gran relevancia por ser marionetas artesanales que parecían tener vida. Provocaban especial sorpresa por sus movimientos autómatas y la belleza por la complejidad en los detalles que cada artesano plasmaba en sus diseños.    

Entre los señores feudales de Japón fueron piezas cotizadas como pequeños tesoros, incluso despertó una cierta competencia entre las regiones que dividían el país para ver quien tenía al mejor artesano. 

Cada karakuri tenía sus propios detalles y movimientos por lo que aumentaban su valor al ser únicos, y aunque su uso común era en festivales religiosos y teatro, también eran un codiciado regalo símbolo de alegría y agradecimiento. 

Desarrollo

La región de Aichi, la cual contaba con los mejores artesanos de karakuris, es semilla de grandes industrias que durante el siglo XX se convirtieron en multinacionales de la tecnología, tales como: Fuji, Mitsubishi y Toyota. Incluso, se sabe que Sakichi Toyoda, fundador de Toyota, era un reconocido maestro del “karakuri”.

No es casualidad que Toyota llegó al mercado automotriz  liderado por empresas occidentales como VW, GM, Ford, Chrysler, etc. Y en un lapso de tiempo relativamente corto logró posicionarse hasta ser líder mundial en esta rama.

Evidentemente Toyota puso en marcha diversas técnicas de organización e ingeniería que tuvieron sus orígenes en el proceso de construcción de una marioneta. 

Así mismo, en el museo Edo Tokio se conserva, entre otros, un karakuri de cerca de 200 años de antigüedad, el cual fue creado por el fundador de Toshiba. Este muñeco es capaz de escribir hasta cuatro caracteres distintos por sí sólo, funcionando con la pura mecánica de la gravedad. 

En la ingeniería, karakuri se trata de una máquina automatizada que consigue generar un proceso utilizando únicamente la gravedad como fuerza motriz. 

  • Grupo ASM

 

  •  

Actualmente en la industria algunas de sus principales ventajas son:

  • Mueve los objetos de forma automática, sin necesidad de energía externa.
  • No gasta dinero de mantenimiento y bajo costo de inversión.
  • Utiliza la fuerza de su equipo.
  • Se construye en base a las necesidades de cada proceso utilizando la sabiduría y creatividad de sus ingenieros.  
  • Mejora ergonómica.
  • Eliminación de pasos innecesarios en el proceso de producción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.